Sigue a la Plataforma Popular Constituyente

Inicio

Usted está aquí

Documento fundacional Plataforma Popular Constituyente

 

Caracterización del momento político

 

El momento político mundial está signado por la crisis del modelo civilizatorio del capital, junto a una ofensiva imperial en nuestra región, que se centra en Venezuela y exacerba las contradicciones internas no resueltas a favor del pueblo trabajador. Estas contradicciones se expresan cotidianamente en los males del Estado burocrático burgués, como la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia; en los males de la politiquería expresada en el oportunismo, la demagogia, el utilitarismo, el sectarismo y en los males del flagelo más corrosivo; que es el capitalismo rentista, parasitario, a la medida de las burguesía comercial importadora y el sector financiero, que siguen apropiándose de una buena parte de los ingresos petroleros y ampliando sus ganancias aun en medio de esta crisis. La resolución de estas contradicciones a favor del pueblo trabajador que anhela dignidad y emancipación, dependerá de la correlación de fuerzas entre las clases sociales en puja. Frente a este escenario, ahora más que nunca, asumimos con Chávez y con su misma firmeza, continuar la senda del socialismo nuestroamericano.

El proceso constituyente abre una brecha con enorme potencial para el avance de las fuerzas revolucionarias; no solo representa una importante victoria ante el fascismo que pretendió imponer su escenario de caos, muerte y violencia al país, sino que convoca al poder originario, al poder del pueblo para asumir la ofensiva política en favor de sus luchas y reivindicaciones; el ejercicio de la democracia participativa y protagónica, como planteaba el Comandante Chávez, en todos los rincones del país para encender los motores de batalla y transformación, propiciando la necesaria recomposición de nuestro tejido social de base. Este proceso constituyente es, como correctamente lo planteó el Presidente Nicolás Maduro Moros, un posible desencadenante histórico de una nueva etapa en la revolución bolivariana; pero eso solo puede ocurrir si como pueblo lo protagonizamos conscientemente, lo impulsamos, lo peleamos en base a líneas programáticas comunes que nos unifiquen más allá de las siglas, colores e identidades políticas y ese, debe ser el aporte urgente del movimiento popular chavista. Frente a miradas simplistas, pragmáticas y tendencias conservadoras que puedan frenar la esencia del proceso constituyente, nuestra tarea es forzar el giro que permita retomar el rumbo del proyecto revolucionario, radicalmente transformador de las relaciones de dominación y dependencia presentes en la economía, la política, la cultura.

 

Definiciones generales de la plataforma popular constituyente

  • Nos reivindicamos en el deber de ser expresión modesta del acumulado de luchas históricas de nuestros pueblos contra toda forma de dominación y por el socialismo nuestroamericano como única vía para la emancipación verdadera. Esto nos plantea como importante reto, superar los errores y fortalecer los aciertos de los constantes intentos previos de articulación unitaria del movimiento popular chavista.

 

  • Concluimos una primera etapa electoral en la cual avanzamos en el posicionamiento del Chavismo Bravío como referencia del chavismo popular, luchador, de base y no burocratizado, tuvimos un incipiente -pero valioso- ejercicio electoral colectivo, dimos modestos pasos en la proyección programática y un primer esfuerzo de articulación unitaria. Ambas podrían ser debilidades que pongan límites serios a las posibilidades de avanzar en una siguiente etapa para hacer síntesis entre las demandas urgentes del pueblo trabajador y el poder contenido en las luchas populares anticapitalistas, antipatriarcales, anticoloniales, antiimperialistas, antirracistas y ecosocialistas; con la perspectiva de acumular fuerzas para ponernos en condiciones de confrontar al imperialismo, la burguesía como clase dominante (banqueros, latifundistas, empresarios) y las desviaciones internas (corrupción, burocratismo, clientelismo…), junto a Nicolás Maduro como líder político y el socialismo nuestro-americano como proyecto de sociedad.

 

  • Reivindicamos el espíritu del proceso constituyente y asumimos el compromiso de activarlo, potenciarlo y materializarlo, por medio de la participación directa del movimiento popular como sujeto político sin necesidad de las intermediaciones constituidas, ni élites, ni aparatos electorales, ni gestores.

 

  • La lucha común es por un horizonte superador de la crisis actual, que es la crisis del modelo civilizatorio del capital y del techo reformista dentro del proceso revolucionario, incapaz de resolver a favor de las mayorías trabajadoras las evidentes contradicciones sociales, políticas y económicas agudizadas en la actualidad; necesario y urgente es que construyamos un nuevo modelo de sociedad, ya lo decía el Comandante Chávez, la sociedad comunal, que no sólo atañe a las instancias territoriales de lucha y participación, sino también a los centros de trabajo, de estudio, a todos los espacios en los que se desenvuelve el pueblo trabajador.

 

  • Somos una Plataforma para la articulación de organizaciones, colectivos y movimientos con agenda de lucha, que busca expresar toda esa diversidad, sin sustituirla o pretender constituir un “movimiento” que diluya las diversas instancias organizativas. Creemos en la necesidad de construir e instrumentar poder para disputar y re-orientar la direccionalidad de la revolución hacia la senda del socialismo y no solo en “ganar tiempo” para permanecer en el gobierno, no somos un aparato para disputar cargos o poder -institucional- como fin en sí mismo.

 

  • El Chavismo Bravío es una identidad, la gente que ve el problema y no se conforma con criticar y molestarse, sino que convierte eso en lucha colectiva para construir alternativas y oportunidades. Entendemos la política como hecho colectivo, no individual; reivindicamos a la clase trabajadora, el sujeto pueblo, como categoría política. Quienes se reconozcan en esa identidad deben sumarse a la plataforma, no como un hecho individual sino colectivo, ya sea como organización existente o generando una organización con lucha propia. Apostamos a la colectivización y no a la individualización de la política con los vicios que apareja (clientelismo, uso de identidades para conseguir beneficios personales en el ejercicio de la política, participación sin asidero real en luchas concretas, etc.).

 

  • Para avanzar en este horizonte común la plataforma promueve la unidad del pueblo en tres niveles:
  • Político contra el imperialismo y el orden civilizatorio del capital, por el socialismo y la sociedad comunal que es el horizonte estratégico.
  • Programático por el apoyo mutuo en todas nuestras luchas pero también por ejes de lucha común en el horizonte estratégico e inmediato (programa mínimo común)
  • Organizativo en la articulación de todas las formas del poder popular en territorios concretos, sectores en lucha, capítulos estadales de confluencia del chavismo bravío e instancias de coordinación política y operativa.
  • Planteamos tres formas de articularse a la PPC:

1ra.: organizaciones, movimientos o colectivos que suscriben el programa de lucha y plantean la voluntad de articular,

2da.: individualidades que se acercan con voluntad de vincularse y en caso de no estar insertos en algún espacio de construcción y aporte concreto, se les orienta que se sumen a alguna forma colectiva de lucha (ya sea una organización de la plataforma, o conformar alguna organización en base a una lucha concreta).

3ra.:articularse a una asamblea popular constituyente que debata, aporte y empuje el programa común de lucha de la Plataforma.

 

 

  • Llamamos a la unidad popular del chavismo organizado e invitamos al chavismo de a pie, (entiéndase: pueblo trabajador humilde, sin lujos, ni poder o privilegios), a construir formas colectivas que se articulen en torno a un programa común de lucha. Hacer parte de esta articulación supone el apoyo mutuo entre las luchas de la clase trabajadora, popular, pero también de luchas en común que apunten a una estrategia unitaria de poder desde las trincheras locales, comunales, reivindicativas y sectoriales, para vencer el asistencialismo y el clientelismo como generadores de dependencia e intermediaciones.

 

ii. Perspectivas estratégicas                                                                   

La estrategia electoral en función de lograr que la constituyente se aprobara con la máxima votación electoral, fue hablarle al chavismo descontento con los problemas internos, pero dispuesto a confrontar a la derecha. Nuestra apuesta de fondo fue aglutinar, reagrupar organización del chavismo para ponernos en condiciones de construir unidad popular en torno a un programa de recomposición de fuerzas. En esta etapa debemos seguir reagrupando pero el énfasis debe estar en la unidad en torno al programa, a nuestro juicio se trata de recuperar la consigna de todas nuestras luchas pero con un agregado estratégico: por nuestras luchas comunes, por un horizonte común el de la retoma del proyecto histórico de nuestros pueblos por la liberación, el de la sociedad comunal.

Se trata tanto de la redacción de la nueva constitución como la política concreta de gobierno; y eso requiere hablar desde las y los comunes, todas y todos quienes padecemos por la crisis de un sistema que no nos permite garantizar a plenitud lo común: la vida en todas sus formas y condiciones de reproducción. Por lo tanto, no se trata de agrupar a quienes quieran delegar su representación. El chavismo es bravío no porque está molesto, sino porque tiene la valentía de hacerse cargo, de “meterle el pecho” a la realidad del país, para ello requerimos instrumentar nuestro poder para controlar los medios necesarios para garantizar la reproducción de todos los órdenes de su vida, se trata de un hecho colectivo que solo ocurre, tal como recordó Chávez en el Golpe de Timón, a través de un avance sustancial en un modelo de democracia directa, donde las mayorías tengamos control social y autogestión general de todo lo común, administrado entre las y los comunes.

Nuestra política se orienta entonces a la construcción del bloque histórico del pueblo como sujeto oprimido para la retoma del proyecto histórico de las y los comunes, el de la sociedad comunal, el de las y los que son como Chávez y se agrupan en torno a un programa común de lucha. En este momento nuestros esfuerzos deben estar orientados a forzar un proceso constituyente que revierta la crisis y la convierta en giro revolucionario a favor de los intereses del pueblo. Se trata de poner la reproducción de la vida en el centro, pero no visto solo como satisfacción de necesidades de las mayorías –que no es poca cosa- sino ir hacia un modelo de control social de las mayorías sobre las grandes decisiones que nos afectan y aceleradamente de los medios necesarios para la reproducción de la vida, promoviendo cada vez más las formas autogestionarias del pueblo, única garantía de que la economía esté al servicio de la sociedad, y no al revés, como es en la actualidad, al servicio de una minoría rica y corrupta, que explota y especula.

iv. Programa común de lucha

El nuestro debe ser un programa que nos nuclee en dos direcciones: apoyo mutuo entre todas nuestras luchas sectoriales y un horizonte común de lucha que se expresa en estos seis (6) ejes comunes. También tiene dos niveles concretos de disputa: la construcción de bases constitucionales legales y la concreción de decisiones políticas inmediatas, acciones de gobierno.

 

  1. Contra el capitalismo rentista y el saqueo de lo común: Control popular de la Economía e impulso del sistema económico comunal

Como expresión concreta de nuevas relaciones sociales de trabajo, a través de la gestión directa, democrática y transparente de los/as trabajadores/as y comunas sobre empresas y unidades de producción.

Comunalizar la economía, empresas de producción, transformación y distribución de productos básicos. Establecer y consolidar sistemas populares de distribución directa y planificada de pueblo a pueblo. Potenciar y priorizar la economía productiva comunal y las iniciativas del pueblo productivo. Democratizar los mecanismos de asignación de divisas y establecer prioridades como la producción y los servicios y derechos del pueblo trabajador. Control popular de la especulación. Eliminación progresiva del IVA, fortalecimiento de impuestos a la ganancia y al lujo. Transferencias: tierras, capacidad instalada, competencias. Mecanismos para incidir, interactuar y generar políticas públicas que regulen lo público y lo privado. Incentivar y consolidar escalas locales pero también gran-comunales. Echar las bases para la disputa a las lógicas de producción que el capitalismo impone: conocimiento, tecnología, alternativas bio-ecológicas a los paquetes que impone las transnacionales.

  1. Contra el burocratismo y las formas del Estado burgués y sus derivados (la corrupción, el burocratismo y el clientelismo): Democracia participativa protagónica y directa, Autogobierno Popular y Estado Comunal

El poder popular con “espíritu comunal” (ver Chávez en el “Golpe de Timón), como poder emergente y constituyente que no debe ser asimilado como parte del poder público, sino como poder del pueblo. La nueva tesis del poder para la Revolución Bolivariana, superando la tendencia a marginalizar al poder popular como un capítulo (aparte) en la constitución, como un supuesto “sexto poder”, que no afecte al resto de los poderes fácticos establecidos. Bases constitucionales para las nuevas formas políticas como el autogobierno popular y comunal. Proponemos posicionar la comuna y los espacios de gestión colectiva de la vida como centro de la política fuera de la lógica del capital y el Estado burocrático burgués. Transferencia progresiva de competencias y facultades a órganos, instancias y consejos del Poder Popular. Estructuración orgánica de un sistema de gobierno popular como síntesis entre el poder público y el poder popular.

 

  1. Contra toda forma de dominación y sus formas culturales: Descolonizar y despatriarcalizar nuestro modo de vida.

Lucha contra el patriarcado, erradicar el machismo, el racismo y otras formas de opresión funcionales a la dominación, des-colonizar nuestra forma de conocer y entender la sociedad y la vida, consolidar todos los avances en términos de derecho de la mujer. Por el derecho a una sociedad libre de patriarcado y machismo, basada en el respeto al papel de la mujer. Mayores garantías y condiciones para el libre desarrollo de las capacidades de las mujeres, por el derecho al trabajo de calidad y a una vida libre de violencia, como mayor seguridad social para las trabajadoras del hogar. Profundización de derechos sexuales y reproductivos: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Derecho al parto humanizado y a la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Reconocimiento de derechos y unión entre personas del mismo sexo, basado en el respeto y la no estigmatización social a la diversidad sexual. Reconocimiento de la identidad transexual e incorporación en el artículo 21 de la Constitución. Una nueva concepción de la ética del cuidado, cambiando la visión social que se tiene del rol de la mujer y su responsabilidad (obligada) con ese modelo de familia colonial y dando peso a la corresponsabilidad del Estado en las formas de cuidado. Bases constitucionales para reconocer nuevos modelos de familia aparte de la nuclear. 

 

 

  1. Contra la mercantilización de la vida y la depredación de la naturaleza: Eco-socialismo y derechos de la madre tierra

Lucha por la preservación de la madre tierra y la especie humana (5to. Objetivo del Plan de la Patria). Constitucionalizar los derechos de la madre tierra. Control del daño ambiental de las actividades extractivistas. Limitar el ámbito de explotación respetando territorios indígenas. La consulta obligatoria a comunidades indígenas, originarias y campesinas para el desarrollo de todo proyecto de extracción. Establecer parámetros de consumo responsable y producción de agua y energía. Revisión y reestructuración de los modos de consumo urbano en función de armonizar los modos de producción con la necesidad de preservar la madre naturaleza como condición para salvar la especie humana. Bienes comunes vs extractivismo. Impulso y desarrollo de sistemas de re-uso y reciclaje en comunidades urbanas, peri-urbanas y rurales. Así como implementación y desarrollo de sistemas alternativos de generación de energía.  

  1. Contra la corrupción, el terrorismo, la violencia y desigualdad: Paz con Justicia social y Derechos Humanos

Guerra a muerte a la corrupción por medio de castigos ejemplarizantes sobre altas figuras públicas, reimpulsar la contraloría social sobre la gestión del estado, promoción de tribunales populares, reformas para acelerar los juicios contra la corrupción haciendo énfasis en las grandes redes, grandes empresarios y funcionarios de alto nivel. Legislación especial para erradicar la corrupción en la FANB. Revisión de las políticas represivas en sectores populares, la revolución no puede reproducir las políticas militaristas y que persiguen a los pobres. Reimpulso de las misiones sociales dándole base constitucional como nueva forma institucional que reduce el estado burgués y apunta al estado comunal por vía de la participación popular en la administración de las necesidades sociales básicas (educación, Salud, deporte, alimentación, seguridad social, entre otras). Creación de sistema de control de indicadores de avance en materia de derechos sociales y observatorios populares de derechos humanos.

  

  1. Contra el imperialismo y el neo-colonialismo en la región: Venezuela Patria Soberana y América Patria Grande

Darle bases constitucionales al cuarto objetivo histórico del Plan de la Patria apuntando a tener la doctrina del ALBA como horizonte de los distintos instrumentos de integración. Desarrollar en base a esto los principios de la CELAC como espacio de coordinación política en una perspectiva de defensa de la soberanía de las naciones y la defensa de la región como territorio de paz. Empujar distintas estrategias en función del desarrollo productivo venezolano que apunte a la independencia del país desde la cooperación para el mutuo beneficio con países hermanos. Fortalecer PETROCARIBE como sistema de cooperación con los países caribeños en búsqueda de la superación del colonialismo como base de la pobreza en esta región. Base constitucional para la identidad universal, América territorio sin fronteras.   “La Guerra de Todo el Pueblo”, como base de la nueva doctrina militar bolivariana. Romper con cualquier principio internacional que viole o limite nuestra soberanía en materia política, económica, energética, militar, ambiental o territorial.

v. plan de acción

despliegue territorial para acumulación de fuerzas: Asambleas populares constituyentes

Se activan como espacios territoriales para el debate y la acción constituyente, en la medida de lo posible deberían construir agenda de lucha común.

despliegue de ideas: debates sectoriales y temáticos

Se trata de una agenda de encuentros sectoriales y foros temáticos que alimenten el debate programático entre movimientos y la articulación de sujetos de lucha. Deben ser no solo espacios para construir propuestas sino para debatir posturas políticas, son al mismo tiempo espacios de formación desde la producción colectiva de conocimientos.

  • Posibles sectores: comunas, jóvenes, estudiantes, mujeres, barrios y ocupaciones, pueblos campesinos y pescadores, empresas recuperadas y bajo control obrero, migrantes, sexo-diversidad, entre otros.
  • Posibles temas: todas nuestras luchas sectoriales y los ejes del programa de lucha común).

despliegue de fuerza de calle: movilizaciones y acciones políticas

Deben ser acciones tanto sectoriales como conjuntas que den mensajes políticos claros al tiempo que demuestren fuerza de disputa.

agrupamiento de fuerzas: gira nacional de articulación y alianzas

Ocurrirá de manera paralela al desarrollo de las tres primeras líneas centrales y persigue consolidar niveles de alianza entre las formas organizadas de las y los comunes. Conformación de capítulos estadales de confluencia en la PPC, donde haya condiciones. Construcción de alianzas con aquellas y aquellos constituyentes aliadxs.

 

 

vi. Orgánica

La Plataforma Popular Constituyente se encuentra en pleno proceso de constitución, por lo que está propuesta orgánica se asume como contingente, funcional a esta primera etapa. La perspectiva central en este sentido es que necesitamos configurar un bloque de las y los comunes cuya forma política debe responder a una descolonización de la política, así que debe estar regida por el principio aymara-quechua de mandar obedeciendo, servir al pueblo y requiere de dirección colectiva.

En principio proponemos darnos una estructura mínima, que se acerque a como hemos ido funcionando en los últimos dos meses pero que, sin perder coherencia política ni consenso, facilite la ejecución de las tareas, permitan la sistematización programática y de acuerdos, organice la comunicación, clarifique logística y finanzas y en general ayude a un despliegue eficaz de la política.

En la Plataforma Popular Constituyente conviven múltiples formas de organización y cada movimiento que la integra tiene sus propios métodos para ejecutar política y tomar decisiones. La unidad que pretendemos no solo debe articular el accionar de las organizaciones sino lograr sinergia. Por la experiencia histórica sabemos que el éxito de los espacios de unidad proviene de la capacidad que tengamos de actuar como un todo y de lograr que esa unidad sea mucho más que la suma de las partes. Esta propuesta orgánica está transversalizada por los principios de democracia comunal directa y una ética de lo común.

Nuestras Luchas: 

Todas Nuestras Luchas

Plataforma Popular Constituyente

RESISTENCIA: Universidad Indígena de Venezuela

Cada Latido Cuenta

Quienes Somos

Por una Constituyente de la Gente: ¡Plataforma Popular Constituyente!

Nosotras y nosotros, herederas y herederos de las luchas históricas del pueblo venezolano y nuestroamericano, hijas e hijos del ’89, del 4 de febrero, del 13 de abril -y más recientemente- los del 09 de diciembre de 2015; nos unimos para impulsar una Plataforma Popular Constituyente, como apuesta de movimientos y organizaciones sociales, para garantizar protagonismo del pueblo de a pie, consciente y orgánico, en la Asamblea Nacional Constituyente. Por el socialismo centrado en la descolonización, el feminismo y la defensa de la madre tierra como principios para una sociedad del vivir bien; frente al fascismo, al capitalismo, al patriarcado, al sectarismo, que intentan imponernos en una agenda de tristeza, destrucción y muerte.

Leer más...

www.chavismobravio.org

ChavismoBravío en Altamira

ChavismoBravío en Altamira

Audio Bravío

Feministas

Pobladores

Vota

Chávez Pueblo Bravío

Ver más...

 

Drupal theme by pixeljets.com D7 ver.1.1