Sigue a la Plataforma Popular Constituyente

Inicio

Usted está aquí

Constituyente o barbarie

Desde las organizaciones urbanas, campesinas, comuneras, juveniles, estudiantiles, feministas, sexo-género-diversas, de trabajadores y trabajadoras que promovemos la Plataforma Popular Constituyente, expresamos nuestro pleno respaldo al Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

El Gobierno que dirige el compañero Presidente es expresión de la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano, voluntad que ha sido desconocida sistemáticamente por el antichavismo durante todos los años de revolución bolivariana, a través de golpes de estado, paro petrolero, terrorismo, etc.

No nos llamemos a engaños. Durante el Gobierno del compañero Maduro, las fuerzas contrarias a la revolución han declarado una guerra total contra el pueblo venezolano: política, económica, social, cultural, psicológica. Más recientemente, han intentado generar las condiciones para una guerra fratricida, atizando la violencia, promoviendo crímenes de odio, perpetrando ataques a bases militares e instituciones públicas, cometiendo asesinatos, asediando a chavistas, y este martes 27 de junio atacando el Tribunal Supremo de Justicia y el Ministerio de Interior, Justicia y Paz. Todas acciones dirigidas a generar una llamada “guerra de perros”, guerra civil que justifica la intervención directa o velada de las fuerzas de la OTAN, como en el caso de Irak, Libia, Siria y Ucrania, entre otras. Mensajes en las paredes y redes sociales, pidiendo para Maduro el mismo destino que Gadaffi, así lo demuestran. Usan la misma fórmula, hablan de armas químicas (como en Irak), de represión de la población civil (como en Libia y Siria), descabezan estatuas (como en Ucrania), etc.

En tal sentido, expresamos nuestro absoluto repudio a estos ataques contra la democracia venezolana, y nos sumamos al esfuerzo popular en marcha, para contener esta nueva ofensiva. Estamos convencidos de la necesidad de invocar al poder originario del pueblo constituyente, como vía para la restitución de la paz social. No solo para hacer modificaciones legislativas, sino sobre todo, para poder formalizar un espacio de diálogo nacional que nos permita construir acuerdos, ampliar derechos, viabilizar la gobernabilidad del país, en un espacio democrático, en que habrá 545 voceros y voceras elegidos en votación directa, secreta y universal, del pueblo venezolano. Sin duda algo muy lejano a lo que haría una dictadura. Precisamente, porque las condiciones que hoy vive Venezuela, solo pueden resolverse con la voluntad mayoritaria de la sociedad, sin lo cual, las dos fuerzas sociales en disputa (Chavismo Vs. Bloque MUD-FEDECAMARAS-Comando Sur-OTAN),  seguirán en un “empate catastrófico”, que permitirá condiciones para la violencia. Por tanto, la constituyente es la vía para lograr ese amplio acuerdo, sin ceder espacio al fascismo, ni al imperialismo.

Tal como ha planteado el Presidente, una cosa es el burocratismo y otra el fascismo. No debemos confundir los dos planos de disputa. Es preciso derrotar al fascismo con una participación masiva en la elección constituyente, y hay que derrotar a los sectores influyentes corrompidos y burocratizados, mediante la participación política directa y abrumadora del poder popular.

Ratificamos el carácter de nuestra proclama inicial: la crisis es del capital. Es el capitalismo, la codicia, la especulación el afán de ganancia fácil, la corrupción, la competencia malsana, los que generan las crisis económicas, y desde esos mismos valores, los más poderosos tratan de resolverlas. Procuran salvarse ellos y echar a la calle y al abismo a las mayorías. Por eso estamos convencidos y determinados a que esta crisis, se resuelva  revolucionariamente, con poder popular movilizado que impulse medidas revolucionarias para garantizar el sostén y la máxima protección de la mayoría trabajadora, que supere la dependencia económica y el ejercicio viciado del gobierno mediante burocracia, corrupción y clientelismo (útiles al surgimiento de nuevas élites), una ofensiva popular que concrete lo que Chávez vino a hacer y que ahora pretenden estancar y revertir.

Miles de venezolanas y venezolanos se postularon para ser delegados y delegadas constituyentes, poniendo su fe en la construcción de la paz y la democracia. Mientras, sectores de la oposición han radicalizado la violencia de calle para forzar una ruptura del orden constitucional.

Por eso, junto a nuestro heroico pueblo luchamos para agrupar la fuerza del CHAVISMO BRAVÍO como expresión de todas y todos los que no queremos que a nuestro pueblo lo manejen oligarquías, ni fuerzas imperiales, los que nada tenemos que buscar con oligarquías o nuevos ricos, los que no entregaremos nuestros derechos cuando quieran privatizar, abolir pensiones, congelar salarios por 20 años y subir la edad para jubilarse, como pasó en Europa. EEUU, Argentina y Brasil. Somos la alegre rebeldía. Somos los que no formaremos parte de pactos ni componendas de élites, porque no somos de élite alguna. ¡Somos la sangre de Hugo Chávez!

Seguiremos sumando a la construcción de la “utopía concreta bolivariana”, a través de un programa de unidad para atender la crisis desde los intereses del pueblo pobre, por todas nuestras luchas, para “cambiar lo que debe ser cambiado” (como diría el gran maestro Fidel), para consolidar y profundizar los avances y conquistas de la revolución bolivariana.

Entendemos el Proceso Popular Constituyente, como desencadenante de un nuevo momento. No se trata de buscar votos para una elección más, sino de sumar voluntades, regenerar la esperanza en el futuro, recomponer la rebeldía transformadora de nuestro pueblo y hallar colectivamente, la salida a este nuevo cerco y a la conjura imperialista. Así ha resuelto el pueblo venezolano y así será nuevamente.

Llamamos a todas las organizaciones y asociaciones hermanas de Nuestra América, a la solidaridad activa y a la defensa viva y palpitante del proceso constituyente, la democracia y la paz en Venezuela. ¡Nunca más golpes de Estado! ¡No más terrorismo, ni fascismo!

 

 

¡Ante los desafíos: El chavismo es bravío!

¡Constituyente desde, para y con la gente!

¡Constituyente o Barbarie!

 

Nuestras Luchas: 

Todas Nuestras Luchas

Plataforma Popular Constituyente

RESISTENCIA: Universidad Indígena de Venezuela

Cada Latido Cuenta

Quienes Somos

Por una Constituyente de la Gente: ¡Plataforma Popular Constituyente!

Nosotras y nosotros, herederas y herederos de las luchas históricas del pueblo venezolano y nuestroamericano, hijas e hijos del ’89, del 4 de febrero, del 13 de abril -y más recientemente- los del 09 de diciembre de 2015; nos unimos para impulsar una Plataforma Popular Constituyente, como apuesta de movimientos y organizaciones sociales, para garantizar protagonismo del pueblo de a pie, consciente y orgánico, en la Asamblea Nacional Constituyente. Por el socialismo centrado en la descolonización, el feminismo y la defensa de la madre tierra como principios para una sociedad del vivir bien; frente al fascismo, al capitalismo, al patriarcado, al sectarismo, que intentan imponernos en una agenda de tristeza, destrucción y muerte.

Leer más...

www.chavismobravio.org

ChavismoBravío en Altamira

ChavismoBravío en Altamira

Audio Bravío

Feministas

Pobladores

Vota

Chávez Pueblo Bravío

Ver más...

 

Drupal theme by pixeljets.com D7 ver.1.1